viernes, 11 de mayo de 2012

MI CATARSIS. Hoy: "El violento ataque contra el jamón crudo español".




La violenta y polémica embestida de la diktadura contra el jamón crudo español me ha provocado un dolor que no cesa y que necesito extirpar contando. Un dolor que, en verdad, me viene desde el arbitrario ataque del Gobierno contra el salmón –es cierto que nunca falto esa mercadería, pero fue gracias a mis escándalos preventivos- y, luego, la carga letal de CFK contra la cultura impresa, el conocimiento, el saber humano en toda su hondura, la vasta recopilación de sabiduría que son los libros. Aunque nunca faltaron, bien vale consignar que la idea de prohibirlos rondó la cabeza del poder. 

            Una paradoja me genera un amargo humor: luego de ensañarse con el crudo de la española Repsol, llega este otro ataque contra otro crudo de ese origen. Así, por culpa de estos censores, de estos oscuros personeros del jamón cocido, el argentino deberá suplantar la inolvidable exquisitez de tierras ibéricas por paleta sanguchera, morcillón u otros fiambres que poco maridan con la decencia gastronómica. De allí mi bronca. Y mi necesidad de usarlos a ustedes para que me lean y permitan mi catarsis. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada