miércoles, 25 de abril de 2012

Los 10 mandamientos del periodista independiente


Si algún día muero, cosa que no descarto, quiero que mis empleados incorporen ciertas reglas imprescindibles a la hora de practicar el periodismo independiente. He aquí, por tanto, mi decálogo, que me sobrevivirá –si efectivamente soy mortal- por los siglos de los siglos y guiará a los periodistas hacia la excelencia. Aquí lo tiene, amigo lector.  


1-     Ser soldado de la verdad. Ser capaz de matar por la verdad o, al menos, de herir o rasguñar por ella.  
2-     Ser rabiosamente independiente de los poderes de turno. Y si no es posible que sea rabiosamente, que sea independiente a secas. Si tampoco eso es posible, bueno, qué va a hacer…
3-     Ser un apasionado del trabajo y de la perfección. Y un obsesivo del detalle. Por supuesto, siempre y cuando haya tiempo: si no lo hay, que es lo que ocurre la mayor parte de las veces, se deben hacer las cosas rapidito y como salgan.  
4-     Tener la capacidad y el desparpajo necesarios para calificar de “polémico” todo lo que atenta contra los intereses de la empresa empleadora.
5-     Chequear cada información ultrasensible por lo menos dos veces en Google.
6-     Abjurar de la perfección en el lenguaje. Lo que interesa es el contenido, la operación, la ficción, el mensaje destitutorio y no tanto la forma.
7-     Saber monopolizar la atención del lector, espectador o radioescucha. Monopolizar es un arte mayor.
8-     Tener gran inventiva.  
9-     Pensar siempre en la gente. Y entiéndase por gente la jerarquía y accionistas de la empresa empleadora.
10- Los hechos no existen: sólo existen las interpretaciones antojadizas y retorcidas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada